Reflexiones

PAZ por Swami Shivapremananda
Cuaderno de Yoga Vedanta, Número Especial

Por definición, paz es un estado de calma, un sentido de armonía, una experiencia de tranquilidad. Sin embargo, paz es esencialmente una consecuencia de una filosofía de vida en la cual uno está en paz consigo mismo y con el resto del mundo. Es el resultado de cómo manejamos nuestro ego al mantener relaciones con los demás, como enfrentamos nuestras expectativas y deseos. La paz real no se alcanza por medio de la renunciación sino a través de una realización de ideales; de lo contrario, se confunde con opacidad mental o indiferencia. Es una serenidad interior cultivada por medio de una profunda comprensión de la vida y sublimación de las pasiones, por un sentido de identidad espiritual.

La paz es producto de la seguridad espiritual, sicológica y física. La seguridad no puede encontrarse nunca en el egocentrismo sino en la integridad y el equilibrio de perspectiva, altruismo y compatibilidad de valores dentro de una relación. La seguridad está en la capacidad de amar, en una acción realizada meticulosamente, en una tarea bien hecha, en una responsabilidad cumplida minuciosamente. El resultado es una satisfacción espiritual llamada paz.

La vida no es estática sino movimiento continuo, y el movimiento se debe tanto a la exigencia de las circunstancias como a la ambición o al estímulo del deseo, o por una carencia. Paz es una pausa, no simplemente de descanso sino para sentir el significado en el movimiento de la vida. Como tal, la paz es creativa sólo cuando es sensible al movimiento en amor y compasión, esfuerzo y aspiración, cuidado y comprensión. Si sólo sirve para descansar, se torna aburrida cuando es prolongada. El movimiento sin una experiencia de su significado es inquietud, la paz sin sensibilidad es holgazanería.

La paz no es una virtud en sí misma sino una necesidad vital de recuperarse de la actividad mental y emocional, así como se debe beber agua para apagar la sed. Sin embargo, la vida no puede sostenerse sobre algo sutil como la paz, de la misma forma que no se puede vivir sólo de agua. La paz es una consecuencia del cumplimiento de las propias metas espirituales. El individuo no puede crecer sin lucha y la sociedad no puede progresar sin desafíos. Si se busca evitar el desafío y no se enfrenta los problemas de la vida, el resultado puede ser la inercia mental, la insensibilidad y el egocentrismo.

La paz, para ser espiritualmente renovadora y efectiva, nunca puede ser continua, tanto individual como colectivamente. Todo lo que se diga sobre la paz eterna o permanente no es más que un pensamiento cómodo. Se puede estar eternamente en paz sólo cuando se está muerto! Aunque la ausencia de guerra y la conciencia de una paz interna son metas deseables, el fermento individual y social a veces son medios de la naturaleza para renovarse y progresar.

Significados de paz

Algunos significados de paz personal son:

1) Seguridad espiritual, tal como en una fe religiosa, no en creencias fantasiosas sino fe en el poder de los ideales espirituales que dan fuerza de convicción y, por lo tanto, autoconfianza. Tal fe está totalmente libre de dogmatismo porque es una continua búsqueda de la verdad de lo que uno quiere y ama. La creencia, para que no sea una conformidad de las masas o un pensamiento improductivo de fantasía, tiene que estar inspirada por el amor al ideal que representa. Su realización trae paz, hasta el mero hecho de estar involucrado con ella.

2) Seguridad psicológica, como en la comprensión y disciplina del deseo o ambición, de modo que aprendemos a relacionar nuestros deseos con la correspondiente capacidad y esfuerzo, a relacionar nuestra expectativa con el conocimiento de la naturaleza humana y con lo que estamos dispuestos a dar por ello, y tratar de vivir por la filosofía que el hacer lo que creemos y amamos es por sí mismo bastante recompensa, más que el propio resultado. Sin embargo, ninguna acción debe desvincularse de su resultado porque ¿de qué otra forma se puede saber si algo ha sido bien hecho?

3) Seguridad emocional, se consigue en la salud del ego no estando sobrecargados con un excesivo sentido del yo, para estar libres de odio y resentimiento, para no sufrir la dependencia de la infatuación. Es el egoísmo el que destruye el amor y, por consiguiente, la plenitud interna. El amor a sí mismo se torna en autolástima y de esa manera no hay paz interna. El amor no es sólo querer, sino también compartir, compartir lo que valoramos materialmente y lo que aspiramos espiritualmente. En tal compatibilidad hay seguridad emocional.

Algunos significados básicos de paz colectiva o social son:

1) Seguridad de justicia, o la ley basada sobre la equidad, que significa libertad del miedo a la violencia permisiva o impulsiva, o demagogia de un grupo sobre otros grupos, o explotación del débil por el poderoso. La paz social es el resultado de un fácil acceso a la justicia, su prontitud, su imparcialidad y efectividad para todos los que están involucrados.

2) Seguridad económica, o ausencia de pobreza degradante e inseguridad subsistencia material. La insistencia dogmática en la distribución de las riquezas rápidamente se convierte en distribución insustancial, sin productividad, ni innovación, ni ética de trabajo y buena administración. Estos no pueden materializarse como por arte de magia sino por la educación universal aplicada vocacionalmente, alentando el talento y motivando la iniciativa con una recompensa adecuada.

3) Seguridad de los derechos, educar a la gente a igualar los derechos de los demás con los propios, cultivar un sentido del deber y responsabilidad, efectuar eficientemente una labor honesta que se evidencie en el servicio público, dando como resultado un buen gobierno e instituciones democráticas estables. Es un derecho fundamental de los ciudadanos tener una administración eficiente e integridad, pues de lo contrario la paz social quedaría inevitablemente perturbada.

 

Swami Shivapremananda
Extraído de Yoga Integral