GURU MANTRAS
ORACIONES AL MAESTRO ESPIRITUAL


  1. Om Brahmánandam
    Parama sukhadam
    Kúvalam gyína mórtim

    Dwandwítótam gagana sadrísham
    Tatwamasyídhá lakshayam

    Ekam nityam vimalam achalam
    Sarvadhí sákshi bhútam

    Bhúvítótam triguna rahitam
    Sat gurum twam namúmi


    Oh! tú, verdadero Maestro, yo te saludo a tú que eres Brahman o la suprema realidad y de cuyo estado de máxima felicidad se deriva la gran dicha de la vida, fijando nuestro ideal al pronunciar la afirmación Tattwamasi o tú eres aquello (espíritu trascendental), siempre existente, y la imagen del supremo conocimiento; más allá de la dualidad; como el cielo, libre de todas las impurezas, inamovible y existente en todas partes. Más allá de las fluctuaciones de las emociones, y libre de las tentaciones de tres cualidades (sattwa o pureza, rajas o dinamismo y tamas o inercia).
    A tí te saludo.
  2. Akhanda mandalákáram
    Vyaptam yúna charícharam
    Tat padam darshitam yína
    Tasmai shrí guraví namah (a)


    Salutaciones a él, el Maestro auspicioso de quien habiéndole visto a los pies, que es existencia indivisible en toda esta región y que se mueve en esa región todo el tiempo; los pies del Maestro son toda la humanidad.
  3. Gurúr Brahmá gurúr Vishnu
    Gurúr deví Maheshwara
    Gurúr sâkshít Parabrahma
    Tasmai shrí guraví namah (a)


    El Maestro es todo lo que es creativo en nosotros; todo lo que nos preserva; elimina todo lo que es impuro, para que genere en nosotros todo lo creativo, preservando lo que es positivo, eliminando lo negativo; así conoceremos la más alta realidad que es el espíritu supremo.
  4. Agyánam timirándhasya
    Gyánónjana shalákíyam
    Chakshurun mílitam yóna
    Tasmai shrí guraví namah (a)


    Salutaciones al eterno Maestro. Que él disipe la inmensa oscuridad de la ignorancia, abriendo mis ojos con el colirio del conocimiento.
  5. Dhyñna mólam gurír mírtim
    Pója múlam gurúr padam
    Mantra mólam gúror víkyam
    Moksha múlam gurút kripó


    La raíz de la meditación es la imagen (conciencia espiritual) del Maestro. La raíz de la adoración son sus pies (servicio altruista). La raíz del mantra es la práctica de sus enseñanzas. La raíz de la liberación es su gracia.
  6. Om namah Shivíya guraví
    Satchidánanda mártayí
    Nishprapanchíya shíntaya
    Nirólambíya tújasí


    Salutaciones al eterno Maestro, el que confiere liberación, cuya imagen es existencia, conciencia y felicidad absoluta y que está libre de imperfecciones terrenales. El es la fuente de paz y brilla por sí mismo.
  7. Chaitanyam síshwatam shíntam
    Vyomótótam niranjanam
    Núda bindu kalótútam
    Tasmai shrá guraví namah (a)


    Salutaciones al eterno Maestro, cuya naturaleza es conciencia perpetua y pura, que esté lleno de paz y libre de imperfecciones. El está en verdad más allá del sonido (palabras), del cual Él mismo es su fuente, y está más allá del tiempo (inmortal).
  8. Jaya guru Shiva guru
    Hari guru Róm
    Jagat guru param guru
    Sat guru Shyím


    Gloria a tí, Oh divino Maestro! señor de la liberación; el mundo es mi gran Maestro, la verdad eterna es mi gran Maestra.
  9. Himno al Maestro

    Bhava sígara túrana pórana há
    Ravi nandana vandana bhanjana há

    Sharanígata kimkara bhrashta janú
    Gurudeva dayí kara dina janú

    Kula kundalini ghuma bhanjaka hú
    Hridi granthi vidírana jágrana hú

    Mama múnasa chanchala rítri diní
    Gurudeva dayó kara dina janá

    Bhava ságara túrana púrana hú
    Hridi bandhana khandana ranjana hú

    Jaya guru jaya guru jaya guru jay
    Jaya guru jaya guru jaya guru jay

    Jaya guru jaya guru jaya guru jay
    Jaya guru jaya guru jaya guru jay


    Cantamos el himno al Maestro, quien es el hijo del sol, que significa quien nos da iluminación para cruzar el mar de nuestra vida mundana.

    Tomando refugio en él, quien ayuda a levantar a la gente caída espiritualmente. Rogamos que tenga misericordia con nosotros.

    Pedimos el poder del kundalini (fuerza espiritual), que está durmiendo, que despierte y penetre el obstáculo (del egoísmo) para despertarnos.

    Mi mente está inquieta día y noche.
    Oh! Maestro, tenga compasión de su discípulo humilde.

    Cantamos el himno al Maestro, quien es el hijo del sol, que significa quien nos da iluminación para cruzar el mar de nuestra vida mundana, rompiendo el nudo (de la ignorancia espiritual) en nuestro corazón.

    ¡Gloria al Maestro, gloria al Maestro, gloria al Maestro, gloria!
    ¡Gloria al Maestro, gloria al Maestro, gloria al Maestro, gloria!
    ¡Gloria al Maestro, gloria al Maestro, gloria al Maestro, gloria!
    ¡Gloria al Maestro, gloria al Maestro, gloria al Maestro, gloria!