Cursillo sobre meditación

Clase 2: Afirmaciones en la Meditación

El propósito de esta parte de la meditación es auto-educativo en cuanto a lo que debiera o no ser nuestra naturaleza, siendo la realidad lo que realmente necesitamos para nuestra seguridad y felicidad. Se puede hacer una lista de afirmaciones de acuerdo a la preferencia y necesidad individual y memorizarlas. Pero deben ser pocas y cortas. Se recomienda seleccionar entre las siguientes afirmaciones:

Al inhalar sintiendo la respiración, se repite mentalmente de manera lenta y con una profunda convicción: paz es mi naturaleza real y al exhalar no al conflicto. Se repite la frase tres o cuatro veces, luego se trata de absorber el significado en silencio, por un minuto, respirando espontáneamente.
Se continúa con: amor es mi naturaleza real, no el resentimiento; la verdad es mi naturaleza real, no la falsedad;felicidad es mi naturaleza real, no la infelicidad;fortaleza es mi naturaleza, no la debilidad;libertad es mi naturaleza real, no la atadura;

Luego, se hace una pausa corta, se respira libremente, sintiéndose desapegado. Comenzar de nuevo fijando la mente en la respiración y se repite tres o cuatro veces cada una... inhalando paz y exhalando solamente paz; Amor, amor espiritual; Verdad, solamente verdad; Felicidad, plenitud interior; Fortaleza, fortaleza mental; Libertad, libertad espiritual;

Concluir con una pausa corta, respirando libremente.

Otras afirmaciones, según la propia preferencia y necesidad, pueden ser: Comprensión es mi naturaleza real, no incomprensión; Paciencia es mi naturaleza real, no impaciencia; Tolerancia es mi naturaleza real, no intolerancia;

También es posible optar entre: Debería ser más considerado con los demás, no debería ser egoísta; Debería practicar el desapego y superar el resentimiento; Prestaré más atención a los demás y no hablaré de mis problemas; Intentaré ser más útil y no llamar la atención;

La honestidad es mi naturaleza real, no el engaño; La sencillez es mi naturaleza real, no la vanidad; La modestia es mi naturaleza, no el orgullo; La humildad es mi naturaleza, no la arrogancia;

Tengo mucho que aprender, por lo tanto debo ser modesto; Tengo mucho que mejorar, por lo tanto debo ser humilde; Esperaré menos de los demás y más de mi mismo; Practicaré el desapego cuando sea necesario; Prestaré más atención a los demás y ayudaré a quienes necesitan de mí.

El mejor momento para meditar es la mañana, pero sólo si uno se despierta fresco. De lo contrario, se debe elegir una hora apropiada, pero no inmediatamente después de una comida. Esta sesión de meditación durará de 35 a 45 minutos. Al principio se puede acortar de 20 a 30 minutos y luego de suficiente práctica, prolongarla a 45 minutos o algo más. Para la mayoría de la gente una meditación larga no es adecuada y aún puede producir tensión. La calidad es más importante que la duración.
Serenidad interior, una naturaleza veraz, abierta, compasiva y generosa, libre de pretensiones, snobismo, prejuicio y dogmatismo, son las cualidades que se encuentran en aquellos que han progresado en la meditación.

Extraído de los siguientes libros del Maestro Swami Shivapremananda:
Meditación e ideales Espirituales;
Yoga Integral.