Cursillo sobre meditación

Clase 1. Pasos básicos para Meditar


ORDEN DE SATSANGA

(Extractado de Satsanga por Swami Shivapremananda)

Encender vela e incienso. La llama simboliza aquello que quita la oscuridad de la ignorancia. El perfume del incienso contribuye, igual que un ramo de flores, a crear un ambiente propicio para la reunión espiritual y meditación.

Satsanga debe llevarse a cabo aproximadamente según el orden siguiente:

  1. Se comienza entonando Om tres veces. Este sonido sagrado invoca la inmanencia del espíritu trascendental, y debe entonarse con suavidad al comienzo, luego en tono más alto y disminuirlo de nuevo con la boca cerrada.
    El significado de Om es extensivamente explicado en el libro La Inmanencia de lo Eterno de Swami Shivapremananda. Sin embargo, ahora diremos brevemente que su naturaleza es sat, verdad eterna; chit, conocimiento trascendental; y ananda, felicidad o plenitud o beatitud eterna.

    Al entonar Om tratamos de unir nuestras mentes, corazones y voluntades, e invocar armonía y aspiración espiritual en el grupo.
  2. Lectura de algún tema filosófico y espiritual, especialmente los libros de nuestro Maestro. La persona que dirige satsanga puede aclarar algunos conceptos cuando es necesario.
  3. Luego se recitan los kirtans básicos a los diversos aspectos de la divinidad. Kirtan significa cantos de veneración (ver clase 4: Cánticos y oraciones).
    La naturaleza del espíritu eterno o Dios está más allá de la limitada mente humana. Por eso decimos que definir a Dios es limitarlo. A pesar de que la mente es muy sutil, lo divino es más sutil que la mente. Con este instrumento finito no podemos conocer el infinito, pero podemos comprender los aspectos de Dios por los ideales espirituales, a los cuales cantamos. No se trata de varias divinidades o dioses, sino las cualidades del espíritu supremo.
  4. Práctica de meditación dirigida.
  5. Oraciones universales finales (ver clase 4: Cánticos y oraciones)
  6. Concluir con la entonación de Om, una o tres veces.
Sobre el orden del Satsanga se podrán consultar los siguientes libros del Maestro: Meditación e Ideales Espirituales;Satsanga; Kirtans & Mantras Satsanga; Meditación Integral, las cuatro kriyas básicas.

Extractado de una entrevista a Swami Shivapremananda en Radio Uruguay. Montevideo, 1999

La meditación tiene tres etapas, el primer propósito de la meditación no es parar los pensamientos sino un proceso de encontrar una serenidad y una armonía interna.

Primer momento: liberar las tensiones y los aspectos negativos de la mente para llenarla de paz

A través de la práctica de algunas técnicas se puede desarrollar un sentido de tranquilidad interna meditando sobre la idea de paz y liberación. Se hace a través de la concentración sobre el aliento que se llama ‘prana’. El aliento es respiración, que viene de la palabra ‘spiritus’ y que significa espíritu interno. Uno puede ser consciente de su espíritu por la experiencia de una paz profunda, uno se puede sentir como un alma libre de todo lo que es negativo. Este es el primer paso de la meditación: sentir el flujo interno por la frescura dentro de la cabeza y el flujo externo por la experiencia de la tibieza dentro de las fosas nasales.

Al concentrarnos, la frescura promueve una absorción de paz en el subconsciente y la experiencia de la tibieza del flujo externo ayuda a liberar la tensión de la mente, es decir, su aspecto negativo.

Segundo momento: desarrollar el sentido de nuestra identidad espiritual

El yo, el sentido de la individualidad de nuestra conciencia, sufre por su identidad con el cuerpo como por ejemplo se observa a través de la gula. El hambre es el instinto de sobrevivencia que produce el egoísmo y, de éste, se sufre al experimentar el rechazo de los demás porque nadie quiere a un ser egoísta. De gula uno se pone enfermo por ello se tienen que sublimar estos aspectos.

Otra causa de sufrimiento es provocada por el aspecto del yo que se identifica con su personalidad, éste es el ego y la soberbia. Cuando la persona da mucha importancia a lo que conoce, cuando tiene una fuerte identidad con su medio ambiente o con el apellido de la familia o con su título universitario se cae en tener muchas vanidades. Por ejemplo, al decir soy un uruguayo que es distinto de decir soy argentino o soy brasileño predomina la identidad nacional, también cuando se dice soy católico que es distinto de decir soy protestante. Así, se siente el peso de las distintas identidades que tiene el yo, por ello, el yo tiene que dirigir su foco y hacerlo girar hacia su fuente espiritual que se puede llamar por ejemplo Dios o Cristo según las propias preferencias.

Entonces, se dirige este sentimiento de identidad a través de una vibración sonora, como es la repetición continua de un grupo de palabras que se llama mantra. La palabra mantra viene de dos raíces, ‘man’ viene de manas que significa mente consciente y ‘tra’ viene de ‘trad’ que quiere decir hacer surcos, grabar.Así, ‘mantra’ significa hacer surcos de paz, liberación o de una identidad espiritual en la mente.

Este segundo paso consiste en repetir mental y continuamente un mantra generando así una vibración sonora. Por ejemplo, el mantra Soham. “So” significa el espíritu eterno, infinito, universal y trascendental; es decir, Dios sin forma. “Ham” significa soy de, soy en, soy uno con. Entonces, el sentido es “soy uno contigo”. Mientras se repite, se siente una presencia sagrada en el corazón y una pertenencia hacia esta fuente.

Este mantra también puede ser en otro idioma por ejemplo si quiere tener una identidad espiritual con el Cristo -que en el catolicismo se considera como Dios- se repite Jesús-Cristo, Jesús con el flujo interno al inhalar y Cristo con el flujo externo al exhalar.

Tercer momento: hacer surcos por tres afirmaciones principales

La primera afirmación es mi cuerpo es tu templo, y mientras se la pronuncia hay que sentir un flujo de armonía por todo el cuerpo, un sentido de salud, sentir como si estuviéramos adentro de una capilla, en el tabernáculo del espíritu.

La segunda afirmación que se repite es mi mente es tu altar, sintiendo una luz en la mente, una luz de sabiduría que puede estar representada simbólicamente por el altar de Dios dentro de nuestra mente. La mente es deficiente por los instintos primordiales que la limitan, por eso la intención es purificarla y despertar nuestra conciencia espiritual.

La tercera afirmación es mi alma es tu hogar. Alma en yoga significa corazón, como en el catolicismo, pero es un corazón puro -no de venganza-, y su contenido es la imagen de Dios que en yoga significa el espíritu y que se siente como una plenitud de amor puro. El contenido de nuestra alma es el amor puro y el amor puro es la imagen de Dios, el amor puro es la plenitud que la palabra ‘ananda’ significa.